CÓMO ESCRIBIR UN RESUMEN (ABSTRACT) 


El abstract debería ser considerado como una miniversión del artículo. Por tanto, es buena idea preservar la estructura (Introducción, Materiales y Métodos, Discusión y Resultados) en él, describiendo los objetivos del estudio, la metodología usada, los resultados principales del trabajo y sus conclusiones fundamentales. Un abstract tiene típicamente un único párrafo y menos de 250 palabras y debe "permitir a los lectores identificar el contenido básico del documento rápida y fielmente, con el fin de determinar la relevancia del mismo para sus intereses y, por tanto, para decidir si necesitan leer en documento en su totalidad”.

El abstract suele ir en la primera página y es normalmente lo primero que se lee de un trabajo; por eso es muy importante que esté bien escrito.

 Cómo escribir la introducción

¿Por qué es importante este problema? ¿Cuál es la  propuesta?

La introducción sirve para que los lectores entiendan el contexto en el que se ha originado el trabajo. Por tanto, debe contener una descripción clara y precisa del problema que se ha abordado, que explique su relevancia y que cite y resuma brevemente los trabajos que definen el problema y describen soluciones anteriores, para contextualizar la que se propone. Debe explicar por qué se ha elegido la metodología descrita, indicar los resultados principales y avanzar con las conclusiones más importantes.

La introducción es tal vez el lugar más adecuado para definir los términos especializados y las abreviaturas que se usarán en el artículo. Además, no es mala idea que la introducción acabe con un párrafo en el que se indique brevemente la organización del trabajo en secciones.

Es crucial que la introducción deje claro cuál es el tema básico del trabajo, porque en otro caso los lectores pueden perder el interés en él o quedar confundidos.